Imagen de estructura

Ministerio Público
Imagen de estructura
Imagen de estructura
Imagen de estructura
Imagen de estructura
Imagen de estructura
Imagen de estructura
Imagen de estructura
Imagen de estructura

San José,  10 de enero 2008

 

 

UNA DECISIÓN INSTITUCIONAL ORIENTADA

AL CRECIMIENTO

 

Discurso del Fiscal General de la República, Lic. Francisco Dall Anese Ruiz en la graduación del Posgrado en Gerencia en el que noventa y siete fiscales de todo el país recibieron un diplomado sobre el tema.

 

 

Comienzo estas palabras apelando a la comprensión de todos los presentes, pues no he podido asistir a este histórico acto de graduación, en virtud de la convocatoria que hiciera el Presidente de la República al Consejo de Seguridad del Estado, para tratar el problema de la inseguridad que viene afectando como nunca a la ciudadanía. Lamento que, en razón de mi cargo no pueda acompañarlos, pues soy el primero en valorar la importancia de lo que hoy logran ustedes y el Ministerio Público, para mejorar el futuro de nuestra institución y, en consecuencia, del país.

 

 

 

Han venido a mi recuerdo las palabras del astronauta estadounidense Neil Amstrong, el primer ser humano en caminar sobre la Luna, cuando en sus declaraciones sobre el satélite dijo: "Doy gracias a Dios porque mi país ha decidido crecer".

 

 

 

No era para menos el júbilo experimentado en aquel momento, pues no solo alcanzaba un logro personal, sino una gloria para su patria. Tanto el astronauta como su pueblo habían tocado la Luna con las manos. Eran los primeros, y con ello se ponían a la punta del mayor reto científico emprendido por la humanidad: la conquista espacial.

 

 

 

Hoy, con este acto de graduación, el Ministerio Público −y ustedes son el Ministerio Público− confirma la decisión institucional de crecer. Puedo afirmar, con la seguridad de no estar equivocado, que el personal más calificado para dirigir las Fiscalías lo tiene Costa Rica. No hay otro país en mundo con un personal tan preparado como ustedes. Debemos estar orgullosos en lo personal, así como en lo institucional.

 

Parafraseando a Amstrong, doy gracias a Dios porque el Ministerio Público ha decidido crecer.

 

 

 

No obstante, debemos tener en claro que este solo es un paso; es como el primer paso en la Luna. No podemos regresar a nuestro trabajo a retomar una rutina. Antes por el contrario, nuestro deber es regresar a las oficinas a aplicar lo aprendido, a controlar la actividad de las Fiscalías, a estimular al personal, a impulsar la producción de servicios, a ser más eficientes y a lograr la eficacia.

 

 

 

En suma, hoy comienza nuestro gran reto de convertir al Ministerio Público −al Ministerio Público de los costarricenses− en una institución de excelencia, en el mejor ente de procuración de justicia.

 

 

 

Hemos decidido crecer y este es un compromiso de todos los días, ante cada usuario, ante cada denuncia, ante cada investigación, ante cada juicio. Es un compromiso ante Costa Rica.

 

 

 

Esta graduación llega en el mejor momento, cuando comienzan a sentirse los embates de los enemigos del Ministerio Público, dispuestos a destruir la institución para favorecer la impunidad.

 

 

 

Hasta hace muy poco tiempo yo recibí, en lo personal, ataques de todo tipo que llevaban la intención de descalificarme en mi vida personal y en mi preparación profesional, para lograr con ello la impunidad de los corruptos y de los integrantes de organizaciones criminales que están tomando el país. Para confirmar que por encima de la ley existen personas que tienen el poder de doblegar a las instituciones.

 

Pero cuando todo lo hecho ha fracasado, ha comenzado el ataque al Ministerio Público como un todo, a través de un proyecto de ley cuya intención es subordinar al Fiscal General a los deseos de un grupo de políticos, a tornar en ilícitas las pruebas obtenidas en los casos de corrupción que estamos investigando para generar absolutorias, a evitar que se abran nuevos procesos por corrupción en la función pública, y, finalmente, a dejar sin trabajo a la mayoría de las Fiscalas y de los Fiscales.

 

 

 

Hoy como nunca el Ministerio Público debe ser uno. No se trata de unirnos por nosotros mismos pues no somos un fin en sí mismo, sino de defender al Ministerio Público porque, de aprobarse el mencionado proyecto de ley, Costa Rica pasará del Estado de Derecho al Estado de Corrupción. De ser así, una super-clase de ciudadanos demostraría que realmente están por encima de la ley y el resto del país sería su botín.

 

Sobre nuestros hombros está el deber de defensa de la institución y de la Patria.

 

 

 

Por eso los conocimientos adquiridos en el curso que hoy culmina, se constituyen en una herramienta más para lograr nuestra defensa. Si somos cada vez más eficientes y cada día más eficaces, lograremos una parte del blindaje frente a quienes desean neutralizarnos para favorecer la criminalidad.

 

 

 

Estos conocimientos, conjugados con sus principios y su ética personal, con los valores institucionales, con la conciencia de cumplir la constitución y la ley, y con el amor por Costa Rica, son el arsenal para atender el frente de lucha que hoy se nos abre. Estoy seguro que venceremos en este empeño.

 

 

 

Gracias a Dios por inspirarnos en este deseo de crecimiento institucional y personal, gracias a todas y a todos ustedes por decir "presente" en esta campaña, gracias a todo el personal docente que los han preparado. Finalmente, gracias al Proyecto Poder Judicial-BID por esta maravillosa oportunidad.

 

Muchos éxitos y que Dios los bendiga.

 

 

 

 

 

OFICINA DE ASESORIA TÉCNICA Y RELACIONES INTERNACIONALES

 

OATRI

 

 



Imagen de estructura

Encuesta de Opinión

|/TextoEncuestasIndex.txt

Imagen de estructura Enlace Encuestas Imagen de estructura



Imagen de estructura
Sitio Oficial del Ministerio Público
Todos los derechos reservados - San José Costa Rica
Imagen de estructura