K2_PRINT_THIS_PAGE

DETENIDOS SOSPECHOSOS DE PERPETRAR HOMICIDIO Y CONGELAR CUERPO DE LA VÍCTIMA

 

 

13 de diciembre del 2018. La Fiscalía de Limón dirigió esta mañana cuatro allanamientos y logró la detención de dos hermanos, a quienes se les atribuye el homicidio de un hombre que alquilaba una soda, ubicada en los alrededores de la catedral de la provincia. Se trata de Gutiérrez Alfaro y Gutiérrez Arce; se sospecha que este último ayudó al primero a ejecutar el crimen de un hombre de apellido Rostrán y a introducir el cuerpo sin vida en un congelador.

 

Los operativos se llevaron a cabo en el mencionado comercio, en una casa de habitación ubicada en el barrio Los Cocos, en la oficina de un abogado y en una propiedad que pertenecía al ofendido y que recientemente fue vendida, pues se sospechaba que ahí podría estar el cuerpo. Sin embargo, el cadáver fue hallado esta mañana dentro de un congelador, en la parte trasera de la casa allanada, en la cual vivían los imputados y un hijo de la víctima, menor de edad.

 

A esta hora aún se encuentra en desarrollo el allanamiento en la vivienda; se prevé que en horas de la noche se le tomará la declaración indagatoria a los imputados y se les pondrá a la orden del Juzgado Penal de Limón. Mañana, la Fiscalía solicitará contra ambos medidas cautelares.

 

El caso se tramita bajo el expediente 18-2212-063-PE.

 

Hechos investigados. Gutiérrez Alfaro conoció a Rostrán, a su esposa y al hijo de ambos, de 17 años, en Nicaragua, país natal de las cuatro personas. Hace aproximadamente 10 años, Rostrán vino a Costa Rica, en donde se dedicaba a administrar la soda.

 

Presuntamente, hace unos seis años, la esposa le habría escrito por mensaje, indicándole que ella no deseaba tener contacto con él ni con su hijo, y fue Gutiérrez quien trasladó al menor de edad hasta nuestro país, para que se reuniera con su padre.

 

A partir del 01 de setiembre anterior, Rostrán no volvió a ser visto, ni por su hijo ni por su nueva compañera sentimental, pero ambos seguían recibiendo mensajes aparentemente de la víctima, en los que les informaba que quería estar lejos de los dos.

 

En ese período y hasta la fecha, al parecer, los dos imputados habrían realizado trámites para quedarse con la patente de la soda, y Gutiérrez Alfaro obtuvo un poder generalísimo, al parecer de parte de Rostrán, con el cual fue posible traspasar un vehículo a nombre del imputado.

 

Las investigaciones apuntan a que Gutiérrez Alfaro manejaba el teléfono celular de la víctima, y que seguía manteniendo contacto con su hijo y excompañera sentimental, y que pudo haber asesinado a Rostrán para quedarse con algunos bienes del ofendido.

 

La Fiscalía de Limón ha mantenido contacto con las autoridades de Nicaragua, pues en ese país se sospecha que Gutiérrez Alfaro pudo haber cometido un crimen con un patrón de conducta muy similar al que habría utilizado con Rostrán, en perjuicio de la esposa de este. Esos hechos son investigados en esa nación.