×

Advertencia

JUser: :_load: no se puede cargar el usuario con ID: 13

FISCALÍA GENERAL PROMUEVE LA ÉTICA Y LOS VALORES COMO UNA FORMA DE VIDA

  • Leído 3 veces

Oficina de Prensa de la Fiscalía General ha llevado talleres a 52 fiscalías en todo el país.

 

Daniel Quesada Artavia

 

12 de diciembre del 2017. Aunque se trata de términos que se mueven constantemente en el imaginario colectivo, precisamente, lo común de las palabras ética y valores las convierte en conceptos subjetivos y, muchas veces, abstractos. Entonces, ¿cómo aplicarlos de forma correcta si no sabemos a ciencia cierta de qué se tratan?

 

Esa es la premisa que llevó a la Fiscalía General a exponer la necesidad de que, mediante talleres y capacitaciones, el personal del Ministerio Público se forme periódicamente en estas áreas, tan necesarias para el buen ejercicio de cualquier trabajo.

 

Así, en cumplimiento de la Política Axiológica del Poder Judicial, la Oficina de Prensa de la Fiscalía General, con la guía de la Secretaría Técnica de Ética y Valores del Poder Judicial, se dio a la tarea, desde hace tres años, de llevar los talleres a distintas fiscalías en todo el territorio nacional, para sensibilizar al personal en materia de ética y valores.

 

“Se nos encomendó la tarea de organizar actividades para sensibilizar al personal respecto a la importancia de interiorizar e incorporar valores en las competencias laborales que tenga cada persona en el Ministerio Público. Desde ese momento hemos realizado un trabajo muy coordinado con la Secretaría y hemos intentado que personal de todos los despachos del país participe de esta iniciativa”, afirmó Tatiana Vargas, coordinadora de la Oficina de Prensa.

 

Un modo de vida. Rafael León, facilitador de la Secretaría Técnica de Ética y Valores, aclara que, lejos de las definiciones erróneas, el concepto “no tiene que ver con sanciones, reglamentos o cumplir leyes; los deberes en la ética nacen de saber hacia dónde voy, nacen de una convicción interna”.

 

De ahí la importancia de que estos talleres se conviertan en una especie de recordatorio, para que las personas que trabajan en las fiscalías se apropien de la definición y la lleven a la práctica en todo ámbito de su vida; ese es el objetivo que se persigue y con el que se ha llegado a 404 funcionarios y funcionarias de 52 fiscalías en todo el país.

 

“Estamos convencidos que los valores tienen que practicarse constantemente para que se conviertan en parte esencial de cada ser humano, por eso, además de las charlas, desde la oficina de prensa realizamos campañas internas de sensibilización y publicaciones de noticias afines al tema que permitan al personal del Ministerio Público sensibilizarse y fomentar la cultura de valores”, subrayó Vargas.

 

Juan Carlos Sebiani, jefe de la Secretaría Técnica, aplaude que la Fiscalía General “abriera las puertas” a esta iniciativa, pues “es un aprender todos” y un insumo para saber en qué dirección enfocar el trabajo. “Al final lo importante no es recitar cuáles son los valores del Poder Judicial, sino cómo los integro a la vida”, apuntó.

 

En ello coincide Andrey Pineda, coordinador de la Comisión de Ética de la Universidad Estatal a Distancia, quien subraya que estos espacios pueden servir para “brindar herramientas o insumos para la correcta toma de decisiones y para despertar el deseo de alcanzar modos más virtuosos de ser y más favorables, en consecuencia, a la construcción del bien común o del bienestar individual y colectivo”. 

 

Prevención. León es enfático en que las formaciones están diseñadas de forma tal que funcionen como lo hace una vacuna contra la gripe, por ello son de carácter preventivo, pero también, en la medida de lo posible, deben repetirse periódicamente para reforzar su efecto.

 

“La ética no es el tema de la norma en sí misma, sino de qué es lo que hace que una persona asuma como propia una norma. Y en ese sentido, hay diversos estudios que han demostrado que la repetición de este tipo de formaciones, respaldada por campañas de comunicación, permite tener las defensas altas”, agregó.

 

La reacción ha sido favorable, destacó Sebiani, quien ha notado cómo, a raíz de la divulgación de estas charlas desde la Oficina de Prensa, “han llegado peticiones desde distintas fiscalías para que los consideremos y que se repliquen las capacitaciones en esos lugares”.

 

Los riesgos. El interés por aplicar esta forma de “blindaje” no es antojadizo. El trabajo de las personas en las distintas fiscalías los expone a la criminalidad y los obliga a estar en contacto directo con muchas de sus manifestaciones, con un consecuente resultado: un riesgo constante de ceder ante estas fuerzas.

 

Y es que ese trato directo con el crimen puede llegar a “desligar de una realidad para vivir en otra”, consideró Sebiani; mientras que León, desde el punto de vista psicológico, reconoce estos peligros: “no es lo mismo una persona que solo ve noticias, a una persona que las vive; en esos casos, es común que cualquiera vaya perdiendo capacidad de juicio”, aseveró.

 

Este año se realizaron tres talleres, uno de ellos reunió en Guanacaste, a personal de las fiscalías de Liberia, Cañas, Santa Cruz y Nicoya; en Alajuela participó personal de las fiscalías de esa ciudad, Grecia, San Ramón, Hatillo, Heredia y San Joaquín de Flores; y finalmente, se impartió la capacitación a funcionarios y funcionarias de Upala, San Carlos, Los Chiles y Guatuso.


Sitio web actualizado en Setiembre 2019 © Poder Judicial. Todos los derechos reservados.

Please publish modules in offcanvas position.

btn_chatbot